5 sitios para hacer submarinismo en Tenerife

Por | 6 October, 2022 | 0 comentarios

Submarinista saludando en el agua

Aguas cristalinas, buena temperatura, buena visibilidad…Tenerife es un lugar ideal para practicar submarinismo. El clima subtropical de la isla asegura una temperatura óptima todo el año, tanto dentro como fuera del agua. Además, la claridad de sus fondos es perfecta para inmersiones hasta los 30 metros de profundidad. Un auténtico paraíso con rincones para bucear que no debes perderte. ¿Quieres saber cuáles son?

Garachico

Vistas hacia Garachico y el océano Atlántico
En Garachico se encuentra uno de los puntos de inmersión más conocidos de la isla. Este municipio se asienta sobre el suelo generado por la erupción de Trevejos en 1706. En su costa quedan restos de las antiguas coladas, que en estos últimos 300 años han sido un lugar fértil para desarrollar la vida marina que disfrutarán los buzos más intrépidos.

Aunque esta inmersión es apta para todos los niveles, no hay que confiarse. En la zona existen fuertes corrientes y un elevado tráfico de barcos. Para evitar esto mismo, se avanza en una embarcación hasta el exterior para iniciar la inmersión.

A unos 200 metros del muelle, los submarinistas podrán toparse con una de las maravillas de las aguas canarias: El Tubo. Una cueva rocosa formada por columnas de roca volcánica y fondos de arena. Este veril es relativamente sencillo de recorrer, y es visible desde los 10 hasta los 30 metros de profundidad. Durante la inmersión es posible avisar langostas canarias, peces trompeta o catalufas.

Abades

Es tal la importancia de la reserva marina del pequeño pueblo pesquero de Abades, que ni la pesca ni las embarcaciones a motor están permitidas. Por eso, una gran variedad de especies marinas se encuentran en las aguas de este lugar.

En las aguas se divisan tortugas verdes, chuchos amarillos, peces ratón, pulpos… Aunque sin duda, en Abades los reyes son los angelotes, ya que entre noviembre y febrero este lugar es declarado oficialmente una zona de cría para ellos.

Con una profundidad máxima de 16 metros, la inmersión en Abades es totalmente accesible para todos los niveles de submarinismo. De hecho, muchos aficionados eligen este lugar para hacer su ‘bautizo’.

Las Eras

Un sargo real nadando
Las Eras es una de las inmersiones fetiche de los buzos más expertos. Este lugar se encuentra en un pequeño pueblo de pescadores al sur de Tenerife. Aquí, además de recorrer paredes, cuevas y pasadizos submarinos, es posible divisar una gran cantidad de peces como sepias, sargos reales, chuchos negros, angelotes, bocinegros y morenas.

Es importante insistir en que este sitio no es apto para aficionados. Aunque se pueda salir del muelle y a bajas profundidades se pueden divisar algunos peces, a medida que se avanza y se avisan los arrecifes, aparecen varios tramos complejos técnicamente.

Quienes consigan llegar hasta el fondo, a unos 36 metros de profundidad, podrán contemplar una variada fauna marina y peces más imponentes como los tiburones ángel o rayas. Los más valientes pueden alejarse un poco más de la costa e iniciar la inmersión desde un barco, para alcanzar profundidades de hasta 50 metros.

Tabaiba

El barco hundido El Peñón
Muchas veces, los fondos marinos son auténticos museos. De ahí que la inmersión en la costa de Tabaiba, en el municipio de El Rosario, sea considerada una de las más impresionantes.

A 30 metros de profundidad se puede encontrar El Peñón, un navío que se hundió en el año 2006 y que se ha convertido en una especie de reliquia submarina. Pero no solo eso. El Peñón es un activo ecológico muy importante. Su estancia en las profundidades ha ayudado a la regeneración de la fauna marina.

Alrededor del barco es posible avistar peces trompeta, anguilas jardineras, pulpos, morenas… Además, el lugar es perfecto para cualquiera que le guste el submarinismo. Las corrientes son débiles y hay muy buena visibilidad.

Montaña Amarilla

Montaña Amarilla también se encuentra en el sur, al igual que los hoteles Guayarmina Princess y Princess Inspire Tenerife.

Como su propio nombre indica, Montaña Amarilla se trata de una formación rocosa del color del sol y de los girasoles. Un espacio natural protegido prácticamente virgen, por lo que lo convierte en un buen lugar para divisar la vida marina en todo su esplendor.

Uno de los puntos llamativos de bucear en Montaña Amarilla es su singularidad. Las formaciones que se avistan debajo del agua y su arena son diferentes a las de la zona. Sus lugares más icónicos son La Aguja, La Piedra Narayan y La Puerta. Paradas obligatorias que se realizan en compañía de chuchos, tembladeras, esponjas amarillas, pulpos y sepias, las especies más comunes en la zona.

Es importante destacar que Montaña Amarilla tiene una profundidad de 21 metros y es apto para todos los niveles siempre y cuando las condiciones lo permitan. A veces el mar de fondo complica las inmersiones.

Categorías: Canarias, Tenerife

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*

Entérate de las últimas novedades de Hoteles Románticos en el Caribe

Sumérgete en las nuevas propuestas de nuestros hoteles románticos en el Caribe y descubre los entornos más sorprendentes para vivir una experiencia inolvidable junto a tu pareja.